La delgada linea que separa la comunicación y el Marketing ¿Donde termina la Comunicación y empieza el Marketing?

Hoy en día la comunicación se ha convertido en un elemento fundamental para las empresas e Instituciones. La implementación de las nuevas tecnologías, pone al alcance de todas la organizaciones la posibilidad comunicar al exterior sus actividades, acciones y objetivos.

La realización de un Plan estratégico de Comunicación (PEC), hasta ahora solo ha estado al alcance de las grandes corporaciones empresariales  y las Instituciones públicas de mayor calado .Pues bien, la evolución de las Tic´s (Tecnologías de la Información y la Comunicación), hace posible que cualquier empresa u organismo público, pueda transmitir al mercado o a la ciudadanía sus  propuestas y mensajes, ya sea con el fin de informar, persuadir o influir en el receptor final.

Aristoteles define la Comunicación como ¨la busqueda de todos los medios posibles de persuasión¨( citado en Flores de Gortarï, 1998:13).  Hoy día, esta definición sigue teniendo un cierto peso específico, pero una comunicación de calidad además debe aportar valor. El contenido es fundamental a la hora de comunicar de forma estratégica, el público en general busca información de calidad, quiere conocer hasta el último detalle de todo aquello que le despierta interés, y las organizaciones tienen que aportar ese testimonio de una manera cercana y visible para los potenciales receptores.

Toda comunicación tiene unos objetivos fundamentales:

1. Que se nos entienda en el mismo sentido que pretendemos dar nuestro mensaje.
2. Que el destinatario lo apruebe y lo acepte.
3. Que provoque una acción o respuesta
4. Que se entablen relaciones amistosas recíprocas.

Pues bien, si el emisor es una empresa, su objetivo es despertar el interés de sus potenciales clientes, y transformarlo en un rédito. Esto, lo podemos hacer de manera directa, lo que definimos como publicidad, o de forma indirecta a través de la distribución de contenidos de calidad, que atraigan la atención del receptor final, hacía nuestro fín.

Bill Gates, decía ya en el año 1996 ¨Content is  king¨ (http://www.craigbailey.net/content-is-king-by-bill-gates/). Pues bien todo el plan estratégico de comunicación, de cualquier organización, ya sea pública o privada, debe girar en torno al contenido. Este debe aportar utilidad y atractivo, debe ser fresco y actual, y se tiene que estructurar de manera estratégica y organizada.

El contenido debe ser endógeno y exógeno, creado por nosotros o por otros autores, y se debe distribuir temporal y estructuralmente a través de diferentes herramientas de comunicación, tradicionales y digitales, debe contener elementos escritos y audiovisuales. La distribución del contenido en el entorno digital debe ser parte de un todo, debemos elegir donde y cuando utilizar la información y compartirla de forma ordenada en cada una de las herramientas 2.0 que forman parte de nuestros recursos digitales: Web 2.0, Blog corporativo o institucional, Video Marketing, Social Media Marketing, Plataformas e-commerce, Códigos QR, Marketing Online, Mobile Marketing, Apps, etc

Y respondiendo a la pregunta, que da titulo a este articulo, ¿ cuando aparece el Marketing? Diremos que el marketing, está presente desde el principio, unas veces de manera implícita o tácita, y otros de forma explícita y manifiesta. Pero hemos de procurar, que la mayoría de las veces debe permanecer oculto, y crear la necesidad de forma indirecta.

Todo plan estratégico de comunicación, sobretodo en el entorno empresarial, debe nacer y ejecutarse, de forma integral con el plan de marketing, y debe responder ante los objetivos generales de la organización.

Fruto de la evolución de la comunicación corporativa, aparece con fuerza en el entorno de negocio, la figura del Dircom o Director de Comunicación, que trabaja de forma consensuada con el Director de Marketing. Es obvio, que solo las grandes corporaciones se pueden permitir contar en sus equipos con dos perfiles directivos de este nivel………¿ Que pasa entonces con la Pymes?

Pues bien, la respuesta es muy sencilla y su argumento parte de un antiguo dicho polular ¨Zapatero a tus Zapatos¨,  lo que quiere decir, que una Pyme, debe ocuparse de centrar sus esfuerzos es hacer aquello en lo que está especializada, aquello que aporta valor al mercado, y por lo tanto, subcontratar los servicios de comunicación, es decir, ponerlos en manos de verdaderos profesionales.

Hoy en día, han surgido muchas firmas que pueden desarrollar ¨Outsourcing¨ estas funciones. El empresario debe saber elegir, y decantarse por aquella que le transmita confianza y profesionalidad. En este campo, se deben dominar varias materias: la tecnología, la comunicación, el marketing, y sobre todo y más importante la estrategia empresarial en entornos digitales. ¿ Por que ? Pues muy facíl, por que existen muchas empresas que controlan las herramientas en internet, pero no así el negocio en la red, ya que ambas son dos cosas bien distintas, pero de esto hablaremos en el próximo articulo.

A modo de conclusión, tanto la comunicación como el marketing, son fundamentales para cualquier empresa u organización, hoy en día. Ambás disiciplinas deben ir de la mano, estar perfectamente imbricadas en Plan estratégico, y transmitir al exterior el un menasje claro, dirigido y enfocado a los objetivos de la organización.

Juanma Roa

Politólogo.

www.soluntia.com

 

Si te ha gustado este articulo, compártelo con tus amigos

Leave a Reply


*